Libros recomendados
  • “Aventura en Groenlandia” de Victor Mora.
  • “El confesionario” de Jack Higgins.
  • “El primer descubrimiento de América” de Gwyn Jones.
  • “Secuestro” de Mette Newth.
  • “Groenlandia” de Jordi Faura.
Fotos

A medida

Escríbenos a infoculturayviajes@yahoo.com y nos pondremos a trabajar en la creación de una ruta que se adapte exactamente a tus fechas, gustos, preferencias y presupuesto.

Dinamarca y Groenlandia

Ilulissat, imágenes de hielo
7 días
2680 euros + vuelo

Dinamarca y Groenlandia

Tierras del sur
15 días
2990 euros + vuelo

Groenlandia

Es una gran isla con estatus de Nación Constituyente, dentro del Reino de Dinamarca. Está ubicada en, en la zona nororiental de América del norte, entre el océano Atlántico y el océano Glacial Ártico y, después de la Antártida, constituye la mayor extensión de tierras heladas del planeta. Más de las cuatro quintas partes de su superficie están cubiertas por una capa de hielo. En el mes de junio, tras el rápido deshielo, en ciertas partes de la costa aparece una vegetación de musgos y líquenes. La mayor parte de la población se concentra en el oeste, donde el clima es menos riguroso. La pesca constituye la base de su economía. Exporta pescado salado y congelado, además de aceite de ballena. Existen yacimientos de plomo, zinc y tungsteno, y es el único país exportador de criolita, cuyas mayores reservas se encuentran en Ivigtut. Las tradiciones de la Edad de Piedra chocan con la tecnología moderna en una compleja sociedad donde los cazadores aprenden primeros auxilios para convertirse en guías. Se dice que cuando alguien ha visto el resto del mundo, queda Groenlandia. Pero con el cambio climático agitándolo todo en esa parte del mundo, no hay tiempo que perder. La naturaleza, en su vertiente más descarnada y poderosa, tiene en ella la última palabra. La mayor isla no continental y con menor población del planeta es de hecho un casquete de hielo en más del 80% de su superficie. Pocos lugares combinan un paisaje tan espléndido, una luz tan clara, y tan descarnado poder natural. Hay pocas carreteras, por lo que lo más habitual es moverse esquiando o en trineo pero, sea cual sea el medio de transporte, hay que dejar un margen de seguridad por el impredecible clima, y reservar bastante tiempo en cada destino para relajarse, absorber el sol de medianoche, ver estallar icebergs, dejarse deslumbrar por la magia de las auroras boreales o aprovechar algunas de las mejores oportunidades para la práctica de kayak de mar, la escalada en roca y la pesca de salmón.

Este sitio utiliza cookies para proporcionarle una mejor experiencia en su uso Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close